READING

La Plata, orgullo de la provincia de Buenos Aires

La Plata, orgullo de la provincia de Buenos Aires

La Plata será sede de la 8va Marcha del Orgullo de la provincia de Buenos Aires. La ciudad alojará nuevamente el gran despliegue de este evento que propone un ambiente de festejo sin olvidar los reclamos principales de todo el colectivo, pero sobre todo los del sector más vulnerado: la población travesti trans. ¿Qué consignas se levantarán este sábado 27 de noviembre en las calles platenses? ¿Cuáles son las políticas del intendente macrista Julio Garro que criminalizan a gran parte del colectivo travesti? ¿Por qué no se puede celebrar el orgullo sin atender las demandas urgentes de la comunidad LGTTBINBQ+? 

Foto de portada: Victoria Eger

Como al final de cada noviembre, la ciudad de La Plata se pausa para ver desfilar la marcha del orgullo por sus principales avenidas y diagonales. Este año en el cual se espera una gran convocatoria, la presidenta de Otrans, Claudia Vázquez Haro, asegura que el reclamo principal es por la reparación para las personas travestis y trans mayores de 40 años, pero enmarcado a su vez en un enérgico repudio al nuevo Código de Convivencia Ciudadana propuesto por la gestión de Julio Garro. 

“No rotundo al Código de Garro”

Esta medida sancionada por el Concejo Deliberante de La Plata afirma tener como finalidad “preservar el espacio público como lugar de buena convivencia, en el que todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, ocio y esparcimiento, con pleno respeto a derechos de los demás y a la pluralidad de expresiones culturales, políticas, lingüísticas y religiosas conforme a la normativa vigente. Teniendo como rectores los principios básicos de mantenimiento de un ambiente sano, tolerancia, colaboración y respeto social”. Estos “valores”, tomados de manera universal, resultan peligrosos teniendo en cuenta que el mismo Garro afirmó que no le daría trabajo a travestis, aunque sí “les daría una mano desde lo psicológico”. Considerando entonces lo que significa para el intendente “un ambiente sano” parece más urgente el repudio. 

Según Vázquez Haro, esta iniciativa plantea mudar lo que se conoce como zona roja y será una herramienta de criminalización hacia el colectivo. Valentina Bianchi, militante de Mala Junta, afirma en diálogo con Feminacida que “el código de convivencia de Garro es represivo, y establece penas y multas para diferentes actividades dentro de las cuales está la prostitución”, recurso al que un gran porcentaje del colectivo se ve destinado ante la falta de acceso al empleo formal

“Lo que planteamos es qué pasa con una chica trans que va a comprar o que se sube a un bondi. Queda a discreción de la policía, que ya sabemos que las persigue y que tiene saña con ellas, si la detiene o no la detiene queda a su juicio”, agrega Bianchi.  

Vázquez Haro afirma que la medida aprobada por el Concejo se decidió a espaldas de la sociedad civil y asegura que es cascocentrista, porque se limita a las “necesidades” del casco urbano, e inconsulta. Además cuenta que desde Otrans preparan un recurso de amparo para presentar por la inconstitucionalidad del código, que, según afirma, va en contra de los derechos adquiridos en el país en relación a la identidad de género. 

Reparación, aparición de Tehuel, implementación del cupo

Aunque las consignas de esta movilización sean demandas específicas e independientes, todas se encuentran relacionadas entre sí. La violencia y pobreza estructural a la que es sometida la población travesti trans son las bases que desencadenan muchas de las violencias subsiguientes. La desaparición de Tehuel en un contexto de búsqueda laboral es representativa de una situación de vulnerabilidad cada vez más profunda. “Acá en la provincia de Buenos Aires exigimos la implementación efectiva del Cupo Laboral Travesti Trans. Creemos que esta situación se agudizará si es que no se toman decisiones políticas claras — insiste la presidenta de Otrans — En la pandemia se reveló la pobreza y exclusión estructural de las travestis y trans, y en post pandemia no hemos podido tener ninguna respuesta del Estado. Si no se toman decisiones políticas respecto a la problemática concreta de las compañeras travestis y trans, si volvemos a un confinamiento esto va a ser devastador. Y otra cuestión no menor es el tema de las compañeras travestis y trans privadas de su libertad”. Y concluye: “Necesitamos políticas que trabajen todos estos ejes: la prevención, monitoreo en el encierro y sobre todo pensar en la post cárcel, porque más de un 70 por ciento de las compañeras también tienen HIV y enfermedades crónicas”.  

Crédito: Catalina Filgueira Risso

La reparación resulta también urgente para atender las necesidades de quienes hayan superado los cuarenta años, teniendo en cuenta sobre todo que esa es la esperanza de vida de del colectivo. Este dato es nuevamente, otra consecuencia de la falta de acceso a la salud, a la educación, al trabajo, a la vivienda y a cuanto derecho básico se piense. Sin embargo, además de generar un cambio estructural que permita la igualdad de derechos para toda la población, independientemente de su orientación sexual o expresión de género, es imprescindible también un cambio cultural que garantice la inclusión y destierre la violencia y la discriminación de las prácticas habituales. 

Orgullo para intervenir la cultura 

La 8va marcha del Orgullo de la provincia de Buenos Aires empieza a las 15 horas. Abre Sudor Marika y conduce desde temprano, nada más y nada menos, que la Toni Domínguez. Valentina, quien junto con Claudia tuvieron una participación activa en la organización de la marcha, comenta el entusiasmo por los resultados de la organización:  “Estamos contentxs de poder encontrarnos poder brillar. Para poder ser libres y también demostrar todo nuestro arte, todo lo que hacemos”. 

Relata, además, que esperan para mañana y cómo fue la gestión: “Vamos a contar con un montón de artistas y esperamos que esta sea la marcha más grande convocada hasta ahora. Salimos a  hacer pegatinas y a volantear. Tuvimos una hermosa recepción de parte de la gente, y sobre todo de la juventud que tiene ganas de encontrarse, de politizarse y de ver un poco nuestra identidad desde un lugar colectivo y no individual”, reflexiona y agrega: “No solamente es importante encontrarnos para seguir luchando por las demandas que planteamos cómo marcha, sino también para poder disfrutar y encontrarnos en el disfrute, expresar nuestras identidades, nuestro arte, nuestro trabajo y todas nuestras capacidades”.

Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

Nació en La Plata en 1992. Estudia Periodismo y Comunicación Social en la Universidad de La Plata. Casi jugadora de fútbol y activista lesbiana.

RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA