¿Dónde está Tehuel?

Tehuel de la Torre es un varón trans de 22 años, vive en San Vicente -partido del conurbano bonaerense- y se encuentra desaparecido desde el 11 de marzo. Aunque se dijo que se dirigía a una entrevista laboral para trabajar como mozo en Alejandro Korn, su papá aseguró en La Garganta Poderosa que ya había conseguido ese trabajo. Cuando lo vieron por última vez llevaba puesto un pantalón gris, una camisa manga corta blanca, un camperón azul, gorra y zapatillas azules. Luciana, su pareja, fue quien hizo la denuncia dado que él no respondía sus llamadas. 

El caso es llevado adelante por la fiscal Karina Guyot, de la UFI Descentralizada de San Vicente. Desde la fiscalía se ordenaron rastrillajes en los que se encontró el teléfono celular quemado del joven y un trozo de la campera que vestía el día de su desaparición. Además, según explica su hermana Verónica en diálogo con Feminacida, también se están realizando allanamientos para continuar con la búsqueda. 

Por los hechos fueron detenidos Luis Alberto Ramos, el hombre de 37 años que ofreció trabajo a Tehuel, y Oscar Alfredo Montes, de 46 años, un chatarrero de la zona que también fue allanado. Este último fue detenido e imputado por falso testimonio y encubrimiento. En los últimos días se halló en el celular de Ramos una foto del 11 de marzo donde los tres están en la casa de Montes. Aunque las pruebas apuntan hacia estos hombres, ambos se negaron a declarar.

“Estos días hay mucho silencio, sinceramente la estamos tratando de llevar. Queremos tener alguna noticia. Cada vez que suena el teléfono estamos atentos, queremos que aparezca”, pide Verónica y hace hincapié en la importancia de que si alguien sabe o vio algo no tenga miedo en denunciarlo. En caso de tener información sobre el paradero de Tehuel es posible comunicarse con la UFI Descentralizada de San Vicente: por teléfono al 0221-429-3015 o por mail en perdes@mseg.gba.gov.ar. 911 o 147.

Movilización por Tehuel. Crédito: Emilia Holstein

Las movilizaciones por Tehuel

“Nosotros queremos que busquen por todos lados. Estamos por hacer pegatinas en todas las estaciones del Roca. No nos podemos quedar parados en estos momentos”, sostiene Verónica. En este momento crítico, las organizaciones sociales que luchan por los derechos de las personas LGBTTIQ+ también se movilizaron para acompañar activamente el reclamo por la aparición de Tehuel. 

El 31 de marzo, en el Día de la Visibilidad Trans, se convocó a una movilización y a una asamblea frente al Congreso Nacional para, entre otras cosas, pedir por Tehuel y concertar cuáles serían las siguientes acciones de lucha. “Él es un varón trans que salió en busca de trabajo y desde entonces no volvió a la casa. Creemos que hay que seguir exigiendo su aparición con vida porque eso obliga al Estado a ampliar la búsqueda”, dijo Eze Montenegro, varón trans y participante de la Asamblea Travesti-Trans-No Binarie, en entrevista con Feminacida. 

Por otro lado, se conformó una mesa organizadora por la aparición con vida de Tehuel, “autoconvocadxs por Tehuel”, que convocó a movilizaciones como la del lunes 5 de abril a la Casa de la Provincia de Buenos Aires para pedir que se pongan a disposición de la búsqueda todos los recursos disponibles. Francisco se encuentra en este grupo y sostuvo: “Nos movilizamos para que lo sigan buscando con vida, porque algo que decía el padre es que ahora los efectivos están buscando un cuerpo. No es lo mismo, si no se pone ahora esto como algo urgente, cada vez aumenta más la posibilidad de que no aparezca”. Además, agregó que este es el primer caso que conoce donde la desaparición de un chico trans toma tanta visibilidad. “La mayoría de las personas que nos estamos organizando somos transmasculinidades que vemos en Tehuel lo que nos puede pasar a cualquiera y con el miedo que vivimos todos los días”, explicó a Feminacida.

Justicia por Tehuel- Crédito: Emilia Holstein

Según Montenegro, durante la emergencia que generó la pandemia se tejieron redes dentro del colectivo travesti-trans. “Entonces, cuando sucede la desaparición de un compañero, como es el caso de Tehuel, con las redes sociales y los medios de comunicación independientes nos resulta un poco más sencillo visibilizar el caso”, sostiene. Sin embargo, los casos de desapariciones o muertes de personas travesti-trans no suelen llegar a los medios masivos y si lo hacen, suelen ser tratados de manera violenta. Por ejemplo, negando su identidad autopercibida y violentando así el derecho instituido por la Ley de Identidad de Género. Esta vez, en el portal Data Clave titularon: “Tras la aparición de M., otra desaparición: una chica fue a trabajar y nunca volvió”, o en Diario Sur la nombraron como “la vecina de San Vicente”. 

La desidia histórica frente al colectivo travesti-trans

La sociedad toda debe empezar a ser consciente de las violencias estructurales que atraviesan las personas que no entran dentro del binarismo hombre-mujer. Según el censo La revolución de las mariposas del 2017 (la falta de estadísticas también da cuenta de la desidia frente a este colectivo), la expectativa de vida de las personas trans y travestis ronda entre los 35 y 40 años. En el caso de los hombres trans, el 85 por ciento contaba con un trabajo: el 48,5 por ciento, de carácter informal; el 36,4 por ciento, formal, y el 15 por ciento restante vivía de la ayuda familiar. 

“Uno de los problemas importantes que tenemos es que debido a que las personas son expulsadas de su casa y del sistema educativo, no tenemos la posibilidad de estudiar o de buscar trabajo con todo lo que eso implica para tener vivienda y salud”, sostiene I Acevedo, integrante de la Asamblea autoconvocada, y da cuenta del entramado complejo de violencias que atraviesa las vidas de las personas trans-travestis. 

¿Dónde está Tehuel?- Crédito: Emilia Holstein

Según el observatorio de las violencias de género Ahora Que Sí Nos Ven, al primero de abril se registran dos transfemicidios. El dato surge a partir del monitoreo de medios gráficos y digitales a nivel nacional. Esta situación “indica una realidad que varias organizaciones de compañeras travestis y trans vienen denunciando sostenidamente: la cobertura de la violencia sufrida por les compañeres, sus desapariciones e incluso los transfemicidios no cuentan con una visibilidad completa y efectiva en los medios de comunicación”, escribieron en sus redes desde el Observatorio. 

Tehuel salió a buscar trabajo para sostenerse a él y a su familia y no volvió. Ya pasaron más de 20 días de su desaparición y aún no se sabe nada de su paradero. El Estado es responsable de intensificar y efectivizar su búsqueda, pero también de crear mecanismos institucionales, como la Ley de cupo laboral trans o la Ley integral trans, que eviten las situaciones de precariedad y violencia a las que el sistema hetero-cis expone a lxs compañerxs.

Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte vos también de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

Periodista y tallerista en Feminacida. Nació en diciembre de 1996. Estudia Ciencias de la Comunicación en la UBA y escribió en la Agencia de Noticias de la carrera (ANCCOM). Co-coordinó el podcast Intimidad Corrompida. Actualmente trabaja como creadora de contenidos para redes.

RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA