LEYENDO

España y el 8M: la huelga que se convirtió en revo...

España y el 8M: la huelga que se convirtió en revolución

Con motivo del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la mitad de la población se ha manifestado en numerosas ciudades a lo largo de todo el globo para reivindicar lo que es suyo: la igualdad real y el fin de la violencia machista. En España esta conmemoración ha sido multitudinaria, y ahora, con la ‘resaca’ del 8M, tengo la impresión de que hemos conseguido muchísimo más de lo que pensamos.

Hace tan solo unos años las manifestaciones por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora eran minoritarias. Las feministas éramos un reducto de “intransigentes” y “sectarias”, que abrazaban un “extremo” y que por supuesto iban a terminar por desaparecer. Y sin embargo aquí estamos unos años después, frotándonos los ojos. No sea que lo de la huelga fuera solo un sueño. Ha pasado casi sin querer pero lo cierto es que una mayoría se ha subido al carro y muchos que hasta el 8 de marzo renegaban del movimiento lo abrazan con efusividad y promueven los valores que defiende.

Foto: Diario de Navarra

Dicen los periódicos que lo que pasó el 8M en España no fue una huelga. Fue una revolución. Algo que llevamos cosiendo años, después de muchas horas dedicadas a rescatar la historia de las que vinieron antes. España fue el único país que convocó una huelga general con paros de 24 horas. Y lo hizo saltándose a los sindicatos mayoritarios, que decidieron convocar tan solo dos horas de paro y que en algunas ciudades llevaron a cabo concentraciones al margen de la Coordinadora del 8M. Ésta es la primera vez que algo así pasa en España. Pero algo dentro de mí me dice que no será la última.

Las calles se inundaron de mujeres de todas las edades. El relevo generacional que nuestras mayores esperaban con tantas ganas llegó y las que ya peinan canas jaleaban a las más jóvenes, que coreaban los mismos cánticos que han aprendido de sus abuelas. Los delantales se asomaban por las ventanas y los supermercados estaban vacíos. No cuidábamos. No consumíamos. No trabajábamos. Algunas, las más mayores, aplaudían entre lágrimas cuando chillábamos contra la doble jornada. Algunos, los más mayores, reconocían con vergüenza el daño de lo aprendido.

Foto: Twitter

La primera huelga feminista en España ha sido un éxito y por eso llena las portadas de los medios internacionales. The New York Times encabeza su noticia con una imagen de Bilbao y The Guardian publica algunos de los lemas que más se repitieron en esta jornada histórica. Otros, como BBC, The Washington Post, o Le Monde han hecho lo propio. No ha ocurrido lo mismo en España, donde algunos medios han decidido guardar silencio. Un silencio que se rompió con las voces de los 5,3 millones de personas que decidieron manifestarse por esta causa tan justa.

“Nosotras si somos manada” y eso lo tenemos claro. Hemos afrontado uno de los años más violentos para las mujeres, con el asesinato de Diana Quer, las múltiples violaciones en grupo, la desaparición de las mujeres asturianas y los juicios mediáticos. Y hemos salido de él más fuertes y más unidas. “Aquí estamos las feministas”, y sentimos deciros que venimos para quedarnos.

El 8M hubo una revolución en España. Hemos ganado la primera batalla pero la guerra es larga. Hoy, como ayer, y como antes de ayer, tenemos que seguir luchando. Mañana y pasado, tendremos que seguir luchando. Pero lo cierto es que esta vez hemos ganado y por eso, al final del día, el presidente del gobierno no tuvo más remedio que colgarse el lazo.

La autora de este texto administra la página Feminismos de España. No revelamos su nombre para proteger su identidad.

Foto de portada: Diario El Español


NOTAS RELACIONADAS

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA