READING

Vilma, una vida extraordinaria

Vilma, una vida extraordinaria

El sol del caribe ilumina de frente la ventana de aquella librería en una esquina de Trinidad, Cuba. Un rostro en su tapa con una sonrisa enorme que llama la atención. Ese libro en particular se destaca entre tantos otros en esa casa de libros cubana. “Vilma, una vida extraordinaria”: ¿Quién es ella? ¿Qué la hace así? 

“En aquel grupo Vilma se destacaba como generadora de iniciativas para realizar acciones concretas. Así se le ocurrió utilizar unos versos de José María Heredia e imprimir volantes y distribuirlos para que la población leyera el clamor por la libertad desde la belleza de la poesía. Era una estrofa que decía: Que si un pueblo su dura cadena /no se atreve a romper con sus manos, /bien le es fácil mudar de tiranos, /pero nunca ser libre podrá”. Así la definió en el prólogo Asela de los Santos Tamayo, pedagoga cubana y amiga de Vilma Espín.

Editado por Capitán San Luis en 2013, este ejemplar no sólo reúne testimonios de las personas que acompañaron y lucharon junto a Vilma durante la revolución cubana. También logra reflejar en imágenes especialmente elegidas, cartas y documentos inéditos, la historia poco conocida de la vida de esta revolucionaria cubana. ¿Qué llevó a esta mujer a despertar con furia su espíritu de rebeldía? 

“Una imagen vale más que mil palabras”

Alguien podrá decir que es similar a un libro álbum. Y  no estaría equivocadx, porque texto e imagen comparten relevancia y ambos son necesarios para la lectura. Potencian y complementan de una manera que lo hace atractivo para quien lo lee. 

Vaya si no fue extraordinaria su vida, este libro muestra cómo desde joven, Vilma Espín, con una militancia activa, logró imponerse y participó del proceso revolucionario más importante de su país. Enfrentó prejuicios por su condición de mujer y encarnó una batalla que implica exilios, muertes y huidas. 

Con fragmentos de la propia Vilma, sus amigas, compañerxs de trincheras y guerrillas, cada página acompaña el relato puntilloso de su objetivo. Que no solo era reconstruir una ciudad que se encontraba sesgada por la tiranía de Batista, sino también la de dar lugar a esas mujeres que no se reconocían como tal y proporcionarles un protagonismo social y laboral en el país. Así conformaron la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Este libro muestra la valentía, el coraje, el amor y la pasión de aquella estudiante universitaria que luchó por la libertad de su pueblo y reivindicó la participación de las mujeres en los procesos históricos más importantes y muchas veces invisibilizadas.  Cuando nos hacen creer que en las revoluciones sólo participan varones, aparece ella, Vilma, la revolucionaria cubana. 

Acerca del autor

Juan Carlos Rodríguez Cruz nació en 1943. Licenciado en Ciencias Políticas, escritor e investigador cubano. Ha publicado además, “Ellos merecen la victoria” (Premio testimonio 1981); “El último retorno” (Premio novela 1991) y “Vuelo 445” (Premio novela 1996).

– Este artículo fue producido en el marco del Taller de Periodismo Feminista de Feminacida –


Nació en mayo de 1987. Docente de educación primaria. Trabaja en un Centro de Actividades infantiles, programa socio-educativo del Ministerio de Educación como maestra comunitaria. En sus ratos libres le gusta hacer budines y manualidades.

RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA