Nise, el corazón de la locura

“Hay 10.000  maneras de ocuparse en la vida y de pertenecer a su época, hay 10 mil maneras de pertenecer a la vida y luchar por su época”.

(Nise da Silveira)

¿Cómo es vivir rodeada en un mundo donde los hombres se sienten superiores? ¿Cómo es vivir en un mundo donde su palabra es la sagrada y las otras desprestigiadas? ¿Cómo es vivir en un mundo donde existe un gran techo de cristal que en numerosas ocasiones no nos deja a mujeres y disidencias progresar?

En Nise, el corazón de la locura, se invita a conocer un fragmento de la vida de Nise da Silveira (Gloria Pires), una mujer que al igual que Frida Kahlo, Simone de Beauvoir y Evita entre otras, fue disruptiva en su época. Tan solo hay que imaginarse que fue la primera mujer en estudiar medicina junto con otros 157 hombres en su clase.

La película alude a un contexto de conflictividad social centrado en Brasil alrededor de la década de 1940, y pone énfasis en la salud mental y las diversas concepciones que se manifestaban en torno a ella. Durante ese periodo, estaba de moda la lobotomía, los electroshocks, y las camisas de fuerza para toda persona que era catalogada como “loca”.

En la primera escena de la película se encuentra la protagonista golpeando la puerta de un  hospital durante un tiempo prolongado. Tuvo que golpear mucho, y cada vez más fuerte para que la escuchen y le abran.

Nise se encuentra con numerosos obstáculos en un mundo donde no había lugar para las opiniones femeninas y hasta se buscaba ridiculizarla.

“Mira Mario, quien se preocupa mucho por lo que dicen los demás, acaba dejando de vivir, ¿sabes? Yo sé lo que es mejor para mi”, le dice Nise a su pareja. De manera simple, el diálogo ilustra cómo es ella en la película ante las situaciones en que buscan disciplinarla y silenciarla.

Entre las tantas cosas con las que la protagonista disiente, se encuentran las prácticas hegemónicas que se empleaban en el campo de la salud mental en ese momento. Ella se propuso mirar a sus “pacientes“ como personas, devolverles su dignidad y su condición de seres humanos. ¿De qué manera? A través del arte y la escucha activa de sus sentimientos e intereses.

De esta forma, Nise, el corazón de la locura refleja la vida de una mujer que irrumpe en un campo acostumbrado a ser dominado por hombres, pero indispensablemente permite visibilizar creencias, problemáticas y otras vidas que se encuentran atravesadas por el accionar de la protagonista.

Es una película que genera múltiples emociones. Hay momentos para indignarse, otros para alegrarse, y hasta hay momentos en los que lxs espectadorxs van a repreguntarse acerca de algunas situaciones naturalizadas en el día a día. En fin, es una película que invita a descolocarse e interpelarse por la vida de Nise.

– Este artículo fue producido en el marco del Taller de Periodismo Feminista de Feminacida –


Vive en San Fernando, provincia de Buenos Aires. Estudiante de Trabajo Social en la UBA. Feminista y peronista. Como lema “Desde el amor y hacia el amor siempre”.

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA