¡APOYÁ NUESTRO TRABAJO!

Sumate a nuestra comunidad

¡APOYÁ NUESTRO TRABAJO!

Sumate a nuestra comunidad

READING

Violencia digital: lo virtual también es real

Violencia digital: lo virtual también es real

Florencia Zerda es abogada feminista, autora del libro Violencia de género digital e integrante de GENTIC, una organización que promueve el activismo contra la ciberviolencia de género y que trabaja desde 2020 en la capacitación interna y externa en temas de violencia de género digital. 

Raquel Farfán es integrante del Grupo Ley Olimpia Argentina, un espacio que reúne a víctimas de violencia digital. Además, es referenta de la agrupación Muchachas Peronistas de Jujuy.

En esta entrevista, ambas nos cuentan qué las llevó a impulsar y militar los proyectos de Ley Olimpia que propone incorporar a la violencia digital o en línea como una de las violencias de género contempladas en la Ley 26.485 y la Ley Belén que busca tipificar como delito la difusión no consentida de material íntimo con sanciones que contemplan fuertes multas y prisión de tres meses a dos años.


¿Cómo fue el proceso de escritura de los proyectos Ley Olimpia y Ley Belén?

Raquel Farfán: Después de haber sufrido la viralización de nuestras imágenes íntimas sin consentimiento, mis compañeras y yo comenzamos a militar este tema. Primero nos reunirnos para contarnos lo que nos había pasado, ver qué podíamos hacer, cuál era la situación en nuestro país respecto a este tipo de violencia.  Después llegamos a la abogada Florencia Zerda, quien nos ayudó un montón con todo lo referido al aspecto jurídico. Para nosotras, que integramos Ley Olimpia Argentina, este es un camino bastante duro porque en cada entrevista nos piden que contemos lo que a nosotras nos ha pasado y eso es doloroso, pero a su vez eso hace que más chicas se unan a nosotras.

Florencia Zerda: Fue a partir de encuentros de la Organización Género y TIC con víctimas de difusión no consentida de imágenes íntimas que se agruparon en “Ley Olimpia Argentina”. Empezamos a trabajar en conjunto, a pensar. Después nos juntamos con la diputada Mónica Macha y le presentamos nuestras ideas. Ella nos dio el OK para presentar los proyectos así que estuvimos trabajando junto a sus asesores para escribirlo y así fue como lo presentamos el último 3 de junio en el aniversario del Ni una menos. En el proceso de armado de los proyectos recibimos mucha colaboración de las compañeras mexicanas que fueron también las que inspiraron nuestro proyecto. Si bien la ley no es la misma, su trabajo político y su conocimiento en ciertos criterios jurídicos que podemos compartir entre los países nos fue de mucha ayuda. Para redactar y presentar los dos proyectos tuvimos en cuenta proyectos anteriores, del derecho comparado en España, en México y en otros países de Latinoamérica. Tuvimos en cuenta la jurisprudencia y tratamos de ajustarlo al derecho local. También hicimos consultas a varios especialistas en derecho informático, personas que trabajan en el Poder judicial que son quienes también después terminan aplicando las leyes para tratar de que sea una reforma integral que le pueda servir a toda la sociedad y no sea solo “una linda ley” que después termina siendo inaplicable. 


Las organizaciones de la que forman parte. ¿Llevan la cuenta de cuántas consultas reciben o recibieron hasta el momento por parte de mujeres que están sufriendo o sufrieron la difusión no consentida de material íntimo?

Raquel Farfán: No tenemos estadísticas, por esto mismo queremos que se sancione la Ley Olimpia, porque necesitamos que las mujeres y las chicas se animen a hablar, a denunciar. Sin estadísticas es difícil tener políticas públicas. Lo que sí puedo decirte es que la difusión no consentida de material íntimo sucede de manera abrumadora. Hay muchos casos, muchas chicas nos hablan después de que salimos en algún medio, nos explotan las redes de casos de consultas de mujeres que necesitan nuestra ayuda. 

Florencia Zerda: Desde la organización no llevamos la cuenta de cuántas consultas recibimos porque durante los últimos meses estuvimos muy abocadas al trabajo de la ley y dejamos el consultorio psicojurídico para atender casos de violencia de género digital para hacer el lanzamiento recién ahora. Así que ahora lo estamos lanzando y recibiendo nuestras primeras consultas. Tratamos de atender a mujeres y diversidades mayores de edad, de casi todas las localidades del país, ofrecerles una asistencia jurídica y psicológica primaria como para que tengan las primeras herramientas para denunciar, o para iniciar un tratamiento psicológico si es que así lo desean. Después deberán continuar con las profesionales que ellas elijan. Esa es nuestra idea de empezar a trabajar en cuanto a asistencia a mujeres y diversidades que sufren violencia de género digital.



¿Qué recomendación le darías a una mujer que está sufriendo la difusión no consentida de material íntimo?

Raquel Farfán: Yo le diría que busque ayuda de sus amigas, de sus compañeras, incluso que nos escriba a las redes sociales de Ley Olimpia Argentina o la de GENTIC. Es importante que sepan que no están solas, que lo que les está pasando no es su culpa. 

Florencia Zerda: Desde la organización GENTIC tenemos una línea donde tratamos de que se corra el foco de las víctimas y se empiece a cuestionar a los victimarios porque sino siempre caemos en la cuenta de que las mujeres y las diversidades somos quienes tenemos que estar tomando los recaudos, en este caso a nivel digital, pero en otros casos ha sido siempre “no te vistas tan provocativa, o no andes de noche por la calle”. Entonces parece que siempre nosotras somos quienes tenemos que estar cuidándonos y en realidad hay que cortar con la cultura de considerar que los cuerpos de las mujeres pueden estar siendo difundidos sin su consentimiento. Igualmente hay diversas prácticas para hacer sexting seguro, hoy hay aplicaciones que borran signos faciales o tatuajes, aplicaciones que permiten la autodestrucción de los mensajes pero siempre tenemos que saber que no hay un sexting seguro al 100 por ciento. 


Hace casi 10 años que en Argentina se presentan proyectos de ley para castigar la difusión no consentida de material íntimo. Sin embargo, ninguno de esos proyectos aún se ha transformado en ley. ¿Qué le pasa a la sociedad con estos temas?

Raquel Farfán: Vivimos en una sociedad profundamente machista. Y aunque creo que este proyecto de ley va muy bien encaminado porque lo lleva adelante la diputada Mónica Macha con todo nuestro apoyo, la realidad es que muchos diputados no se animan a interiorizarse sobre estos temas de violencias digitales. 

Florencia Zerda: Sí, es cierto. En todo ese tiempo se han presentado más de veinte proyectos y hasta el momento no salió ninguno.  Si bien hay uno que tenía media sanción de senadores del 2020 que fue el que inspiró mayormente el proyecto de Ley Belén, la realidad es que hay varios factores que se dan para que la difusión no consentida de material íntimo no sea un delito en Argentina. El primero de los factores es que la violencia de género digital está muy invisibilizada, recién ahora se está empezando a hablar en los medios masivos de comunicación sobre el tema, a partir de la difusión de nuestras propuestas. Es urgente que se reconozcan a través del proyecto de ley Olimpia a la violencia de género digital como una forma más de violencia de género porque lo que no se nombra no existe y a partir de que se nombre la sociedad va a empezar a generar conciencia sobre todas las formas de violencia digital, no solo sobre la difusión no consentida de imágenes íntimas, sino también sobre todas las demás, como el acoso virtual, la suplantación de identidad, los discursos de odio, etc. Otra cuestión que noto es que la violencia de género digital es minimizada. Es decir, al darse en entornos virtuales se cree que las consecuencias que tiene no son reales. Por eso nosotras siempre decimos que lo virtual es real. Las víctimas que sufren estas formas de violencia están igual o peor de afectadas que las que sufren ataques en el mundo analógico. Después también hay un factor cultural. Muchos varones creen que los cuerpos de las mujeres son una especie de figura pública que puede ser reproducida sin consentimiento. Ven cuerpos desnudos circulando en grupos, canales de redes sociales ¿y ninguno se pregunta si las personas que aparecen ahí han consentido estar en esa situación?. Son múltiples factores los que hacen que ejercer violencia de género digital en Argentina no tenga consecuencias legales y la justicia machista también tiene su parte de responsabilidad. Pero estimamos que esta vez debido a que hay un gran apoyo de la opinión pública, nuestras propuestas de Ley Olimpia y Ley Belén tengan favorable acogida y pronto sean tratadas y aprobadas.


Para firmar y apoyar la petición online podés hacer click acá.


Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

Es maestranda en Comunicación Digital Interactiva (UNR), Especialista en Educación y Nuevas Tecnologías (FLACSO) y Profesora Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social (FSOC-UBA). Ejerce la docencia en instituciones de nivel medio y superior y se desempeña como tutora de educación en línea en las actualizaciones académicas en Educación Sexual Integral y en Educación y Tecnologías Digitales del Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD). Forma parte de los equipos de investigación y educación en Faro Digital. Actualmente se encuentra desarrollando proyectos educativos transmedia y de Ciudadanía digital.

RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA