READING

Las Tesis y un grito feminista que se volvió bande...

Las Tesis y un grito feminista que se volvió bandera

El grito de rebeldía, de hartazgo, comenzó en octubre de 2019 y no paró. Las protestas que se extendieron a lo largo de la Cordillera y que sacudieron a todas las generaciones de chilenxs dejaron a la vista una sociedad cuya estructura aún está enquistada en las garras de la dictadura, con una Constitución que lejos está de aunar a los distintos sectores sociales y un presidente que es culpable de la brutal represión que sufrió la sociedad chilena cuando decidieron salir a las calles.

Ahora, dos años después, Chile sigue despierta y el colectivo Las Tesis continúa la labor que comenzaron en 2018: difundir ideas y generar conciencia. Daffne Valdés es una de las cuatro integrantes del colectivo. Para ella, no hay vuelta atrás a nivel de organización en Chile: “Todo se cohesionó. La gente se encontró, supo quiénes eran sus vecinos, empezaron a trabajar con los barrios donde el individualismo era algo muy presente. Esa sensación es lo más importante que ocurrió, la capacidad de organización y de encontrarse”. 

Este mes, el colectivo de artistas -que se completa con Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Lea Cáceres- lanzó su segundo libro, Quemar el miedo, editado por editorial Planeta. El libro reúne experiencias autobiográficas, canciones de protesta, teoría feminista y un análisis de las distintas desigualdades que ocurren en Chile y en el mundo. Es el resultado de años de militancia, de creación y generación de conciencia. 

Fue en el 2019 que la canción Un violador en tu camino trascendió de las calles de Valparaíso para ser adoptada como himno de protesta en todo el mundo. En Francia, Estados Unidos, Brasil, Argentina, España, Bolivia, y demás territorios, las feministas adaptaron las letras de acuerdo a sus propios reclamos. Las Tesis comenzó como colectivo artístico en 2018: se juntaron cuatro compañeras de las artes escénicas que quisieron traducir teoría feminista en otros formatos que tuvieran mayor alcance. En su primera obra, Patriarcado y Capital, alianza criminal, analizaron el libro de Silvia Federici, Calibán y la Bruja, adoptando los conceptos de acumulación originaria y el trabajo no remunerado de las mujeres como cimiento del capitalismo. 

Las tesis en la performance “Un violador en tu camino”

Cuando comenzaron las protestas en Chile, ¿qué vieron en esa sociedad que se despertaba?

Nosotras crecimos en esta transición a la democracia y siempre tuvimos en nuestra vida escolar los movimientos estudiantiles desde el 2006. Entonces, era una cosa que se venía arrastrando por años, pero veíamos las luchas separadas entre sí: por un lado, la pelea por la educación, para que sea gratuita, y los trabajadores más segmentados. En ese octubre de 2019 lo que pasó es que esa sensación de injusticia y de necesidad de cambio social profundo aunaron las luchas y por eso ocurrió esa explosión, esa efervescencia social que venía desde el fin de la dictadura. 

¿Qué rol tuvieron las feministas chilenas?

En 2018, cuando ocurrió el mayo feminista en chile, que comenzó desde las universidades, desde las estudiantes que denunciaron abusos de poder y sexuales dentro de las instituciones de educación, hubo todo un movimiento y muchas manifestaciones en torno a ese tema. Creo que por ahí empieza a agarrar más fuerza el movimiento feminista que venía trabajando con temáticas como el aborto legal y en temas medioambientales, como la lucha por el agua libre. Creo que la razón de esta lucha social es profundamente feminista

El gobierno pospuso las elecciones constituyentes -se votará quiénes conformarán una nueva Constitución- al 15 y 16 de mayo. ¿Qué opinas de quienes se postulan?

Es un gran paso que sea paritaria la convocatoria, aunque para nosotras ni se debería preguntar, se tuvo que votar y todo. Es curioso que sea algo que hay que definir aún hoy. Es paritaria, pero eso no asegura que sea feminista. Hay una cantidad de personajes de los partidos más viciados que tienen problemas de memoria brutales y aparecen candidatos a la constitución cuando justamente el impulso de cambiar la constitución es no dar paso a dar situaciones políticas que ellos o ellas han provocado. Hay falta de representatividad de los partidos tradicionales que no da para más. 

Sobre la canción Un violador en tu camino: ¿esperaban la explosión mundial que tuvo?

No, para nada. Si bien estábamos trabajando con la temática de la violencia sexual, que es global, siempre trabajamos con datos locales, tratando de generar un cambio o algo en nuestra ciudad, en las calles de Valparaíso y ya. No teníamos más pretensiones que esa. 

Recibieron una denuncia penal de Carabineros por la denuncia en sus letras, ¿qué pasó con esa denuncia?

Es bien simbólico lo que significa que la policía, que sabemos que está absolutamente impune por todas las violencias y asesinatos cometidos en el contexto de las protestas sociales, estén preocupados en perseguir obras artísticas. Para nosotras es complejo porque afecta nuestro trabajo, tenemos que repensar dos o tres veces lo que vamos a decir, atravesar un proceso legal de censura. Tenemos dos abogadas que nos acompañan en este proceso y tienen contacto con organizaciones de derechos humanos y por suerte las denuncias fueron desestimadas después de un largo camino. Están igual ahí haciéndose presentes preocupados de todo lo que decimos. 

¿Cómo vivieron la lucha por el aborto legal de Argentina y ahora el proceso de lucha en Chile?

Estuvimos en febrero de 2020 cuando hicieron un pañuelazo y fue muy emocionante. La lucha de las argentinas por el aborto legal es referente en Latinoamérica por el nivel de organización, de convocatoria y resistencia durante tantos años. En Chile hay mucho puesto en esta nueva constitución: la coordinadora feminista del 8M tiene sus candidatas que tienen la misión de llevar estas demandas a la constitución, para garantizar estos derechos, la ley de identidad de género y todo lo que se pueda garantizar. 

Libro “Quemar el miedo”, de Las Tesis

El libro

“El libro que hicimos persigue el mismo objetivo que el colectivo: difundir ideas a través de otros formatos. Son ideas inspiradas en muchas referentes. Lo tratamos de traducir a nuestra experiencia, hay mucho análisis y experiencia biográfica que quizás les puede servir a lxs lectores. Hay mucho de denuncia de violencias varias, desde la infancia hasta la actualidad, también de motivación de qué hacer con eso”, cuenta Daffne. Leer Quemar el miedo es también leer parte de la historia de las chilenas, quienes ahora forman parte de la discusión para hacer una transformación real en un país que, luego de cuarenta años, dijo basta.


RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA