¡APOYÁ NUESTRO TRABAJO!

Sumate a nuestra comunidad

¡APOYÁ NUESTRO TRABAJO!

Sumate a nuestra comunidad

La hija única

Una primera reseña de La hija única de Guadalupe Nettel diría que cuenta historias complejas en el camino de la maternidad. Y sería cierta. Poco después de cumplir los ocho meses de embarazo, a Alina le anuncian que su hija no podrá sobrevivir al nacimiento. Desde ese instante, junto a su pareja Aurelio, atraviesa un sinfín de visitas médicas y lo más crudo de toda espera en movimiento. Una pregunta recorre cada página de forma acechante: ¿Cómo transitar el presente cuando el futuro es hastío y posibilidad a la vez? 

Al mismo tiempo y en la misma ciudad mexicana, Doris lidia con la crisis de su hijo cada vez que vuelve de la escuela, con los ecos de una paternidad marcada por la ausencia, la culpa de no soportar al niño y de lo que no suele abundar en los relatos rosas sobre “ser madre”: el hecho de no saber qué hacer.


Te puede interesar: La hija oscura: ¿yo también puedo ser esa madre?

Una primera descripción de la novela en esa línea sería verdadera, pero parcial o injusta. Porque esos duelos no se narran desde los lugares más habituales, sino desde el punto de vista de otra mujer que acompaña. Y es en este aspecto donde la obra de la escritora mexicana toma espesor y sustancia, en el personaje de Laura, la voz narrativa de la historia, amiga de Alina y vecina de Doris.

Laura, la joven que nunca quiso tener hijxs, la que construyó su amistad con Alina sobre la base de ese pacto mutuo, la que se sorprendió cuando su amiga la llamó para decirle que finalmente sería madre y que lo deseaba. Laura, la que nunca se imaginó acogiendo a un niño en su casa y terminó cocinándole al hijo de su vecina con la amorosidad que no había imaginado jamás. Laura, la de la empatía agujereada, la que siente la alegría o desazón de las otras dos mujeres como si fuese propia, incluso aunque nunca lo vaya a ser.

La hija única es una novela profunda sobre la maternidad a contrapelo, pero también sobre la amistad, el amor y las búsquedas viscerales que hacen tambalear hasta el más certero de los pronósticos.

Acerca de la autora


Guadalupe Nettel es una escritora mexicana de 48 años, ganadora del premio de Narrativa Breve Ribera del Duero con el libro de cuentos El matrimonio de los peces rojos (2013) y del Premio Herralde de novela con Después del invierno (2014). Su obra fue traducida a 17 lenguas. Obtuvo un doctorado en Ciencias del Lenguaje en la EHESS de París. Colaboró en revistas y publicaciones como Granta, The White Review, El País, The New York Times en Español, La Repubblica y La Stampa, entre otras. Es directora de la Revista de la Universidad de México de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


Si te gusta leer, te invitamos al Taller de Literatura con perspectiva de género de la Escuela Feminacida. Para más información sobre el programa podés escribir a escuela@feminacida.com.ar – La propuesta consta de cinco encuentros virtuales los lunes de 19 a 21 hs a cargo de la licenciada Vanina Navarrete. Inicia el 9 de mayo.

Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

Comunicadora, periodista y docente. Coordinadora de la Escuela Feminacida. También trabaja en comunicación política y como profesora de Comunicación en el nivel secundario. Fue cinco años coordinadora pedagógica de un Centro de Actividades Infantiles en el Barrio Carlos Mugica, villa 31, donde dio talleres de ESI para niñxs y adolescentes. Coordinó espacios de formación en género con adultxs en organizaciones sociales y fue capacitadora en Ley Micaela. Trabajó en comunicación de la Universidad Nacional de San Martín. Publicó artículos sobre feminismos, violencias, literatura, educación, derechos humanos y fútbol en medios como Revista Sudestada, Perfil, Cosecha Roja, ANCCOM, Noticias UNSAM, entre otros.

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA