READING

Una obra en memoria de las hermanas Mirabal

Una obra en memoria de las hermanas Mirabal

Por Gissella Ríos y Florencia Castillo / Fotos: Sandra Cartasso para CC San Martín 

Desde la entrada de la sala Enrique Muiño en el Centro Cultural San Martín se respira una experiencia audiovisual que sumerge e invita a les espectadores a sentir la historia de las hermanas Mirabal. El color poético de la obra funciona como hilo conductor para conocer el mundo de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal quienes fueron asesinadas brutalmente por la dictadura Militar de Leónidas Trujillo trascurrida en República Dominicana en el año 1930, determinándose anticomunista y reprimiendo a sus opositores durante más de 30 años.  La tiranía mas sangrienta, brutal y sin escrúpulos de América Latina dejó más de cincuenta mil vidas asesinadas, torturadas, desaparecidas y abusadas.

La oruga es una larva de mariposa. Las orugas comen bastante y crecen rápidamente. Cuando la oruga termina de crecer, forma una pupa, también llamada crisálida. Una vez dentro de la crisálida, la oruga sufrirá una transformación llamada metamorfosis, y emergerá una hermosa mariposa.

25 de Noviembre o el comportamiento de las mariposas propone vivir una historia latinoamericana, indagar en la lucha contra el trujillato, conocer a una familia y entender sus convicciones. Patria, Minerva y María Teresa son hermanas, hijas, madres, esposas y militantes. Aflora el poder de la empatía porque conocemos esos vínculos: podríamos ser ellas. Mujeres fuertes, lúdicas, valientes, secretas, amorosas que desbordan nostalgia y tristeza en el escenario. 

Gracias al relato de Dedé Mirabal, la hermana sobreviviente, vemos una fotografía en movimiento, una casa que toma vida, un jardín donde las flores vuelven a oler y las mariposas a volar. En esta interpretación su voz retumba y pide justicia: no nos permite olvidar a sus hermanas y revivimos sus recuerdos de infancia y juventud. En la obra vuelven reír, pelear y quererse. “Entendí como dramaturga que no había nada mas que buscar por fuera, que la palabra autorizada era la de esta sobreviviente y que tal vez la obra podía plasmar el encuentro con esa palabra y el testimonio poetizado en los recursos escénicos”, asegura a Feminacida Jimena Coppolino, dramaturga y directora de la obra.

La obra teatral nació de un proceso colectivo,  creativo,  de búsqueda sobre el contexto histórico, las analogías y los significados que determinan la estética que hace a esta pieza. En  2019 la directora y las actrices emprendieron una gira por República Dominicana junto a la fundación Hermanas Mirabal, los testimonios de los hijos de Patria, Minerva y María Teresa y el Ministerio de las Mujeres de RD. Allí se conectaron con la historia en propia piel, escuchando a la familia de las hermanas, recorriendo las calles donde caminaban, visitando el lugar donde fueron asesinadas que en la actualidad es un monumento en su honor.

Créditos: Sandra Cartasso

Es una pieza de arte cuyo objetivo es el ejercicio de la memoria, no sólo hacia las hermanas Mirabal, sino hacia todas las mujeres víctimas de crímenes por motivos de género. ¿Es la memoria una luz sobre la oscuridad del olvido y la invisiblización?

También se presenta un espacio para la reflexión porque hay una revisión histórica en la forma en que se cuentan nuestras historias. En su momento los medios no contaron cómo asesinaron a las hermanas Mirabal, por ello es necesario seguir contando de múltiples maneras y formatos su verdad. Este sesgo mediático persiste actualmente ya que muchas mujeres fueron y son abordadas desde la revictimización o la falta de información. Por eso, cambiar estos discursos es lucha colectiva imprescindible de este momento.

Esta obra de teatro logra convertir un testimonio en una poesía, un retrato de época, recuperando objetos cotidianos, colores vibrantes, texturas frescas y música.  Al final el aplauso es también para el trabajo del equipo, quien interpreta esta historia con compromiso, trabajando en la  metamorfosis  de la obra desde el momento en que se ponen en contacto con las palabras de Dedé.

“Estamos contando una historia que es verídica, con tres personajes que existieron en concreto, y eso implica toda una decisión a la hora de como contarla. En cómo contar a las mariposas y a estas hermanas desde un lugar potenciador para otras mujeres y disidencias. Hay una cuestión en relación a su legado y a lo que implicó este asesinato para la historia sociopolítica de este país donde claramente ellas obtuvieron una victoria” relata la actriz Camila López Gri, quien interpreta a María Teresa Mirabal. Al mismo tiempo, su compañera Nabila Nur Jatib, quien se pone en la piel de Patria, amplía: “Esta historia nos interpela como mujeres latinoamericanas en un contexto en dónde todavía siguen asesinando mujeres. Nos sentimos muy inidentificadas con ese aleteo de  la mariposa que nació oruga y que pueda llegar, como dice la obra, con un aleteo silencioso pero constante a contar una historia”.

“Hay que verla porque está construida desde este equipo que formamos desde el deseo, desde la mirada puesta en la posibilidad, desde el amor, desde el juego libre en esta hermandad construida a través de la actuación. Y porque somos mujeres alzando nuestra voz y en esa voz la posibilidad de alzar la voz de muchas mujeres. Y para bancar al teatro independiente siempre”,  invita Malena López, quien representa a  Minerva Mirabal.

En el marco de la semana de la eliminación de la violencia contra mujeres e identidades disidentes, ver 25 de Noviembre o el comportamiento de las mariposas es una oportunidad para comprender las luchas desde una mirada integral e histórica que trasmuta a la actualidad. Hoy su lucha y su fortaleza son un faro que miramos de cerca. Nos apropiamos de cada palabra, sentido y representación para seguir batallando frente a las derechas asomando sus narices en nuestros territorios y cuerpos.

¿Podrán detener el aleteo de las mariposas?

Ficha técnica

Actrices: Nabila Nur Jatib, Malena López, Camila López Gri

Asistentes de dirección: Lucia Buchsbaum, Victoria Hidrovo Sánchez

Diseño de escenografía: Marilú Carbó

Diseño de Luces y fotografía: Aye Redigonda

Diseño de vestuario: Jimena Gaona Luna, Paula Coppelo

Prensa: Nabila Nur Jatib

Fotografia: Sandra Cartasso para el Centro Cultural San Martín

Producción ejecutiva: Aye Redigonda

Dramaturgia y dirección: Jimena Coppolino

La obra de teatro puede verse los jueves y viernes a las 21 hs. en la Sala Muiño del Centro Cultural San Martín, Sarmiento 1551, CABA. Las entradas pueden conseguirse haciendo click acá.

Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA