¡APOYÁ NUESTRO TRABAJO!

Sumate a nuestra comunidad

¡APOYÁ NUESTRO TRABAJO!

Sumate a nuestra comunidad

Es la economía, vos no sos estúpida

“Rompamos el tabú, hablemos de plata”, propone la periodista especializada en economía Estefanía Pozzo en su primer libro Es la economía, vos no sos estúpida. ¿Cuál y cómo es la relación histórica entre las mujeres y el dinero? La independencia y la autonomía económica, ¿son lo mismo? ¿Cuál es la diferencia entre ahorrar e invertir? ¿Qué hay que tener en cuenta para armar y administrar nuestros ingresos?

Editado en 2022 por Paidós y distribuido por el Grupo Planeta, el libro está dividido en ocho capítulos que no solo trazan un mapa clave para entender conceptos básicos de economía y finanzas personales. También plantea cuestiones relacionadas al manejo y posesión de dinero y las relaciones que se forjan a través de él.


“Una mujer debe tener dinero y un cuarto propio si va a escribir literatura.”

Virginia Woolf, Un cuarto propio

Virginia Woolf, pionera en su campo, escribió en 1936 que su preocupación y amargura terminaban en el momento en el que su independencia económica comenzaba. “Ninguna fuerza en el mundo puede quitarme mis quinientas libras. La comida, la casa y la ropa son mías para siempre”, afirmaba en su icónico ensayo Un cuarto propio.

Con esa idea como faro y a partir de algunos interrogantes clave, Pozzo plantea en su libro la importancia de adquirir ciertos conocimientos y habilidades financieras para alcanzar y mantener la libertad y la autonomía económicas. Sostiene que, dentro de una estructura social heteropatriarcal, a las mujeres no se nos enseñó a hablar de dinero, sino que se lo considera propio y exclusivo del ámbito masculino. “Algo sucio, que no tiene relación con ‘lo femenino’, que suele ser identificado como lo puro, lo limpio, lo bienintencionado”, explica. 


Te recomendamos leer: Un cuarto propio

Además, la periodista aborda el valor simbólico y monetario del trabajo, la feminización de las tareas domésticas y de cuidado y la doble jornada laboral que experimentan las mujeres desde su ingreso al mercado formal. Retoma aportes de feministas socialistas como Clara Zetkin y Alexandra Kollontai, que ya en 1918 sostenían que el capitalismo “cargó sobre las mujeres trabajadoras un peso que la aplasta; la ha convertido en obrera, sin aliviar sus cuidados de ama de casa y madre”.

En ese sentido, Estefanía plantea que ese lugar de las mujeres en la estructura heteropatriarcal también le dio forma a la relación que éstas construyen con el dinero. Por ejemplo, el dinero refuerza la asimetría de las relaciones, ya que quien lo posee y/o lo aporta es quien detenta el poder.

Esto desemboca con frecuencia en situaciones de violencia económica (figura estipulada en la Ley de Protección Integral de las Mujeres 26.485) en las cuales se intenta ejercer control sobre una persona a través del dinero. “La libertad de hacer cosas, de vivir la vida como queremos o de poder tomar decisiones autónomas tienen mucho que ver con la capacidad material de concretarlas”, afirma la autora. Y para ello, comparte que es clave la organización de los gastos.


También podés leer: Alexandra Kollontai: el feminismo, el amor y la opresión

Pozzo, en conjunto con los aportes de la filósofa Danila Suárez Tomé, desarrolla la idea de autonomía relacional. “¿De qué vale que una mujer llegue a CEO si su trayectoria profesional se construye sobre la espalda de una mujer pobre que hace las tareas domésticas por un pago paupérrimo?”, se preguntan. Suárez Tomé aporta que una salida posible es ganar autonomía económica en conjunto, tejiendo redes de apoyo comunitario con otras mujeres. 

Una última reflexión la destina a pensar dónde están las voces de las mujeres en el discurso público de la economía. ¿Quiénes y por qué lo dominan en los medios masivos de comunicación? “Las mujeres siempre estuvimos y formamos parte de la economía”, sostiene la autora y agrega que “el mercado laboral no existe sin personas, y esas personas llegan a la adultez habiendo sido paridas, cuidadas y criadas en su gran mayoría por mujeres”.

En esa línea, Pozzo comenta que se propuso lograr la paridad de género en sus fuentes consultadas para sus artículos sobre economía (históricamente poblados por voces masculinas) y cómo a partir de esa experiencia construyó relaciones entre mujeres economistas para brindarles espacio y seguridad para trabajar.

Es la economía, vos no sos estúpida funciona como primer acercamiento básico al mundo de la economía entendida de manera general y a la organización de las finanzas personales, pero también invita a sus lectoras a hacerse preguntas individuales y sobre su lugar en la sociedad. Porque, como escribe en el prólogo la periodista e impulsora del libro Luciana Peker, “no es un manual para ganarle a las otras, sino para ganar juntas”.


Sobre la autora

Estefanía Pozzo es periodista de economía desde 2011. Estudió Comunicación Social en la Universidad Nacional de Córdoba, se especializó con un Máster en Periodismo en la Universidad de San Andrés y está cursando otro en Finanzas en la Universidad Torcuato Di Tella. Es periodista de economía desde 2011.



Publicó en medios internacionales, como The New York Times, y también en The Washington Post, donde actualmente escribe una columna de opinión. En la Argentina trabajó en medios especializados, como Ámbito Financiero y El Cronista Comercial, en varias radios y en el canal de televisión C5N. Ganó premios por sus coberturas de economía y por su aporte a la reducción de las brechas de género. Da clases en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

Es docente y redactora. Recientemente se formó y certificó como Diseñadora / UX Writer porque le apasiona investigar y escribir y el diseño centrado en las personas. Actualmente escribe Fárrago, su propio newsletter sobre libros, arte y cosas que la inspiran. Colabora como redactora en Feminacida desde mediados del 2020.

RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA