READING

El sueño de la biblioteca popular e inclusiva es p...

El sueño de la biblioteca popular e inclusiva es posible

En Camarones 2876 se levanta una de las tantas sedes de resistencia en la Ciudad de Buenos Aires. Tras esas puertas, se funciona la Biblioteca y Librería Popular de Literatura Inclusiva o, como fue apodada por sus siglas, ByLPLI.

La ByLPLI es un espacio que surgió a partir de una necesidad y del anhelo de un punto de encuentro entre identidades con caminos inconscientemente entrelazados. El proyecto cuenta con un objetivo bien claro: generar puestos de trabajo para personas trans y personas provenientes de contextos de encierro. 

Popular, inclusiva e integral no es simplemente un enunciado, sino el motor de esta biblioteca en el barrio porteño de Villa Santa Rita. En diálogo con Feminacida, Milagros Oberti y Carla Peluso, integrantes de la ByLPLI, explican que se encuentran en una instancia de definición de su identidad política y de reflexión colectiva constante. “Estamos en proceso de aprender para garantizar más derechos”, afirma Milagros.

La generación de empleo para disidencias y personas que provienen de contextos de encierro es, por el momento, la meta que requiere más tiempo y estrategia. Esto se debe en gran medida a que la ByLPLI debe tener una fuente de ingresos que les permita solventar salarios dignos para estos puestos de trabajo. Por otro lado, se encuentran en proceso de planeación de protocolos necesarios para preservar la seguridad de estas poblaciones en la biblioteca. 

Con la inauguración programada para el 16 de octubre, la biblioteca avanza, con resultados que llenan de orgullo a quienes formaron parte del proceso de construcción. Desde la restauración de los muebles donados hasta la catalogación de los 10 mil títulos, la ByLPLI va creciendo, a su ritmo sobre terreno firme. Todo está por verse y, a la vez, paso a paso, libro a libro, todo sale de acuerdo al plan. 

En este aprendizaje, es en el Espacio Cultural Envolvente (E.Cu.En) donde se materializan las intencionalidades sociales de la biblioteca. Ambos espacios se entrelazan directa e indirectamente a través de las nociones de “popular” e “inclusivo”, ya que el E.Cu.En se encarga particularmente de la articulación con agrupaciones y organizaciones sociales y colectivas.

Sin embargo, la unificación de la identidad de la biblioteca no impide ni busca impedir la pluralidad de significados que tienen las palabras “popular” e “inclusiva” en cada integrante del proyecto. Al contrario, es este deseo de trabajar desde la puesta en común y la reflexión colectiva lo que hace que la ByLPLI y el E.Cu.En crezcan sobre cimientos fuertes.

Milagros y Carla, por ejemplo, cuentan con sus propias nociones de lo que significan estas palabras presentes en el título del espacio y, en cierto punto, se entrelazan como los caminos de cada integrante de la biblioteca. Para Milagros, lo popular viene del encuentro con el otre, desde abajo, desde lo contrahegemónico, mirando de otro modo y construyendo desde lo territorial. Para Carla, lo popular es una tensión entre lo heredado y lo que está “por construirse”, que nos obliga a hacer un ejercicio de distancia y acercamiento de la realidad en la que une quiere intervenir.

Esta coherencia entre los miembros del proyecto, la biblioteca y el E.Cu.En es una construcción de suma importancia para brindar una base firme a este “refugio” que es la sede de la ByLPLI. “Nos estamos gestionando como un espacio de resistencia a lógicas que no tenemos ganas de aceptar”, explica Milagros. 

A su vez, la biblioteca también será librería y se espera que este sea su principal ingreso. La comisión encargada de los libros está trabajando su acercamiento a las editoriales nacionales independientes. “Queremos darle lugar ‘privilegiado’ a las editoriales independientes, eso es parte de nuestra identidad política”, comenta Carla. 

Por otro lado, la selección de textos es de suma importancia para el carácter inclusivo e integral de la biblioteca. Tienen en claro, por ejemplo, que no quieren tener libros o material de lectura que incomoden a las poblaciones que buscan alojar. También, esperan que algunos materiales sean la “apertura” de muchos debates que la biblioteca quiere dar. En este sentido, la intervención de libros para una lectura contextualizada y en clave inclusiva es uno de los debates que se está dando en la ByLPLI.

La casa abre sus puertas y el sueño toma forma. A unos pasos de la entrada, el mostrador, ahora vacío, sobre el cual se desplegarán los libros que algún usuario, usuaria o usuarie comprará en la librería. Unos pasos a la derecha y, a la vista, las estanterías que albergarán los catálogos de editoriales nacionales e independientes. Más adelante está la biblioteca, desplegada de punta a punta, ya repleta de material de lectura, a la espera de lo que seguirá llegando. Ante ella, una mesa larga que es el centro de la sala de lectura. El recorrido continúa hacia el patio, que será testigo de jornadas llenas de talleres y reuniones organizadas por el E.Cu.En. Junto al patio, el espacio del E.Cu.En, con sus sillones, espera ser la sede de esa resistencia que luchará día a día por intervenir ese afuera que es un campo de batalla. En él, una infinidad de derechos para conquistar.

En el termo que circula por la ByLPLI se lee, escrito con fibrón, la célebre cita de Frida Kahlo: “Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?”. Una frase ya conocida, pero plagada de sentidos que, sin quererlo, define a la ByLPLI: un espacio que, de tanto abrir los brazos en recibimiento, despegó hacia un futuro cada vez más posible.

¿Cómo ser parte de la Biblioteca y Librería Popular de Literatura Inclusiva? Lxs organizadorxs reciben propuestas de proyectos, organizaciones y agrupaciones interesadxs en participar. Pueden contactarlxs mediante su página web y sus redes sociales: Instagram, Twitter y Facebook.

Si te gusta nuestro contenido y crees que hace falta más periodismo con mirada feminista, popular y de derechos humanos

sumate a nuestra comunidad y formá parte de está revolución.

¡Apoyá la autogestión!

Nació en agosto de 1999. Estudia Periodismo General en TEA. Colabora en varias revistas culturales. Se especializa en cultura y género.

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA