LEYENDO

El cinismo de culpar

El cinismo de culpar

No hay caricia significativa que pueda paliar lo que sufrirán los salarios con la devaluación que tuvo lugar ayer. El mercado abrió con un dólar que fue in crescendo, sin parar, y el gobierno observaba impávido, en una muestra más de su cinismo, cómo la divisa estadounidense pasó de $45 a $61. El Banco Central debió salir a intervenir para intentar frenar el efecto de la devaluación que se dio con la suba de la tasa de interés al 74 por ciento: subastaron reservas por US$105 millones. 

Luego de la brutal paliza electoral que sufrió ayer la coalición de Cambiemos, el presidente esperó hasta las 17 para dar una conferencia de prensa. Hubo rumores desde que se conocieron los resultados de la crisis interna del primer mandatario con sus asesores y las reuniones que tuvieron lugar para echar culpas. Pero lo importante no es qué le pasó a Mauricio Macri. Lo que importa es qué le pasará al pueblo. Con un mensaje aleccionador, el jefe de Estado dijo en conferencia de prensa, al lado de Miguel Pichetto, que él “no podría hacerse cargo del dólar”. Culpó a lxs votantes que eligieron a la oposición, como si el trabajador o trabajadora común pudiese tener control alguno de lo que pasa en los mercados o la timba financiera que ellos se encargaron de inflar a lo largo de cuatro años. 

La depreciación del peso respecto al dólar fue de un 30 por ciento y pasadas las once de la mañana la moneda estadounidense llegaba a los $61. Esta suba indefectiblemente se trasladará a los precios de la nafta, provocará un aumento inflacionario y tendrá efectos sobre los salarios. La caída del salario real supera el 16 por ciento. La pobreza alcanzó al 34,1 por ciento de la población y la indigencia al 7,1 por ciento según el último informe del INDEC. La tasa de desocupación es de un 10 por ciento, el cual afecta principalmente a las mujeres y disidencias. Hay un 23 por ciento de jóvenes desocupadas y un 83 por ciento de desempleo en la comunidad trans- travesti, que ni siquiera tiene acceso a una salud de calidad. La brecha salarial es de un 28,6 por ciento entre mujeres y varones en un marco de pérdida del 13% del salario real. 

Con su discurso, Macri no sólo está subestimando a lxs que decidieron decir basta a su gestión, sino que lxs está culpando de los problemas económicos y sociales de los cuales él y su gobierno son responsables. “De la euforia que había en el mundo el viernes, a partir de encuestas equivocadas, veíamos gente que venía a invertir, apostar, a traer dinero, empleo. El lunes, ante el resultado adverso al gobierno, hemos tenido un día muy malo”, dijo. 

Las elecciones de ayer demostraron que casi un 70 por ciento por ciento de la población no quiere una continuidad de la gestión de Cambiemos, sino todo lo contrario. Hay un hartazgo inmenso de un gobierno que se jactó de sus capacidades para llevar adelante el país y que sólo obtuvo como resultado un empobrecimiento generalizado, una reforma previsional que arruinó a lxs jubiladxs, por no mencionar la masividad de despidos, caída estrepitosa del salario y un aparato represivo que se encargó de ejercer toda la brutalidad sobre lxs trabajadores. 

Hay cuatro meses hasta que se cumpla el mandato de Macri. Cuatro meses en los que, pase lo que pase, es su responsabilidad. 

Foto: Julián Álvarez (Télam)


NOTAS RELACIONADAS

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA