Otro psicoanálisis es posible

¿A qué discursos está subordinada buena parte de los psicoanálisis y las psicologías en la actualidad? Frente a  posicionamientos que reproducen y naturalizan las arbitrariedades creadas en la cultura hétero-cis-patriarcal, que fijan nuevos parámetros de “normalidad” que invisibilizan y patologizan las diversidades, creemos importante volver siempre a pensar  nuestra profesión, deconstruirla y re-construirla con perspectiva de género y apertura a otros saberes y prácticas.  

Este 13 de Octubre, Día Nacional de les Psicólogues, recuperamos desde la Red de Psicólogues Feministas el gesto del Primer Encuentro Nacional de Psicólogxs y Estudiantes de Psicología realizado un 13 de octubre de 1974.  Aquella gesta en tiempos de violencia política e institucional, alzó su voz para reivindicar el estatus de nuestra profesión y su autonomía respecto del discurso médico hegemónico al cual estaba subordinada, clausurando sus lecturas en términos de “normal/patológico”. Nos orientamos desde allí y desde las perspectivas pluralistas de los feminismos a producir nuevos saberes y prácticas, nuevos significantes y conceptualizaciones, en linajes críticos de todo sistema de opresión.

Psicoanálisis en disputa

El psicoanálisis, desde sus inicios, nos invita a formular preguntas y esta invitación a dejar de lado los sentidos coagulados es lo que convoca a quienes elegimos formarnos y escuchar desde este marco teórico. Desde la Red de Psicólogxs Feministas sostenemos que es posible un psicoanálisis que acepta ese desafío al dialogar, revisar, deconstruir y reformularse en relación al enorme recorrido crítico que aportan los feminismos y Estudios de Género desde los años 70 en nuestro país, y más recientemente los activismos LGBTIQ+ y los Estudios Queer. Consideramos un posicionamiento ético-político-clínico la revisión crítica permanente de nuestras teorías y abordajes. Mantenemos como principio el suspender todas las verdades, estar abiertes a preguntas y ser permeables a cuestionamientos. Incluso volvernos también desafiantes al status quo toda vez que éste resulte opresivo, especialmente en las encrucijadas hétero-cis-patriarcales que tantos padecimientos producen.

Se trata de un psicoanálisis en disputa. Una contienda crítica frente a la repetición sistemática de un discurso obsoleto, que violenta identidades, enquista roles de género, reafirma la norma (hetero-cis-sexual-monogámica) a través de una dudosa rigurosidad en sus publicaciones, que buscan saldar con una lavada de cara la enorme deuda que esta disciplina tiene con las mujeres y las disidencias. Que persevera en pensar subjetividades apelando a mitos antiguos y a bibliotecas del siglo XIX ya muy deconstruidas. Que intenta hacer consistir un enfoque a-ciudadano, privatista y/o solipsista para abordar supuestos problemas teórico-clínicos. Que parece desconocer las coordenadas jurídico-deontológicas que regulan nuestra profesión. 

Son estas dimensiones ético-jurídico-teórico-político-clínicas de una práctica que debe reinventarse día a día.

Enunciar discursos estereotipados es abstraerse, “aislarse” de la producción de subjetividades, enmarcando en generalizaciones, esencialismos y “universales” discursos que recortan lo necesariamente múltiple, intentando así homogeneizarlo. Estas posiciones banalizan un movimiento tan importante como el de los feminismos, y muestran un flagrante desconocimiento de las revisiones críticas y contribuciones de los Estudios de Psicoanálisis y Género. Especialmente aquellas que desenmascaran los entramados de dominación y sujeción a discursos de índole patriarcal y sexista basados en premisas  falaces, universales y atemporales. A su vez, estas economías discursivas desmienten al Psicoanálisis como una disciplina que se ejerce dentro del marco de las prácticas de salud mental y que como tal debe ser respetuosa de las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género tal como señala la Ley N° 26.743 de Identidad de Género y la N°26.657 de Salud Mental. Parece descabellado que a pesar de contar con estas legislaciones y otras conquistas de los feminismos, transfeminismos y estudios queer, haya que seguir insistiendo en no patologizar la identidad u orientación sexual, ni la expresión de género.

El deseo por fuera de la heterocisnorma

Insistir en el uso de “la mujer” y “el varón” implica no salir nunca del binarismo y del biologicismo. ¿Sabrán estos discursos que hay otras identidades y experiencias?

Evitar el uso de la dicotomía varón/mujer es fundamental para no caer en una práctica binaria ni biologicista.  El uso de estas categorías no es inofensivo: colabora con la naturalización de las identidades cis, es decir, con la patologización de las identidades trans, travestis, no binarias, queer y fluidas.

Nos preguntamos ¿de qué varones y de qué mujeres hablan estos discursos? Y con más preocupación, ¿de dónde vienen semejantes conclusiones? ¿Qué población habita sus consultorios? ¿Conocerán pacientes reducibles a la norma? ¿Es eso lo que queremos que se entienda por práctica psicoanalítica: una práctica garante de la norma? 

No hay, en este tipo de discursos que estamos revisando, posibilidad alguna para sostener una práctica de salud mental que aloje a las diversidades, que no patologice la diferencia o la experiencia que fuga de la norma, que dé cuenta de las múltiples formas en las que el hétero-cis-patriarcado impacta en el padecimiento subjetivo, que esté comprometida con la deconstrucción de los estereotipos y mandatos cismonoheteronormativos. Como corolario de la repetición sistemática de su violencia simbólica, queda implícito una vez más el pertinaz empuje a la invisibilización del espectro asexual. 

Desnaturalizar el ejercicio de poder

Destituirse de la masculinidad hegemónica es estar dispueste a problematizar los privilegios de los que pueden gozar los varones hetero-cis como “dones”, en pos de reconocer a las identidades feminizadas como semejantes y no como objetos, lo que implicaría incorporar una perspectiva ética que ampliaría el campo del semejante más allá de los límites de sus congéneres.

Sobre este punto es importante detenerse: los imaginarios de virilidad no están separados de la masculinidad hegemónica. Es menester desnaturalizar el ejercicio de poder y dominación que ejercen los varones hegemónicos, como es la ocupación del espacio público desde hace siglos, y la validación que se genera desde sus pares al uso indiscriminado de la palabra. Esa dominación masculina opera también en una sobrerrepresentación de los discursos machistas y una subrepresentación de otros saberes, sentidos y prácticas que producimos las mujeres y disidencias. Saberes, sentidos y prácticas sobre problemas teórico-clínico-políticos muchas veces urgentes y no menos postergados.

 La mejor herramienta que tenemos quienes trabajamos con una mirada transfeminista es la posibilidad de escuchar las experiencias y militancias de quienes han sido patologizades, forzades a prácticas terroríficas, plagadas de abusos y medicalización de sus “síntomas”. Prácticas de la crueldad, el maltrato y la tortura. Entendemos entonces que es de suma importancia tomar y dignificar la palabra, su potencia de afirmación deseante, de praxis performativa, de habla encarnada, situada, aquí y ahora. De eso se trata nuestra práctica, de cuidar los discursos que circulan, de resistir lógicas disciplinantes-desubjetivantes. De inventar juntes otras circulaciones afectivo-discursivo-políticas de cuerpes y palabras. Silencio Nunca Más.

La historia del psicoanálisis sigue siendo la historia de les psicoanalistas, aferrades a sus teorías, y no de los sujetes que sufren. Este escenario, sumado a diversas visiones cientificistas han llevado a producir nuevas formas de control social, de psicopatologización y estigmatización del sujeto que consulta. Es fundamental generar nuevos métodos y herramientas teóricas para la deconstrucción de ciertos conceptos, pero también para construir un dispositivo de escucha desde otro lugar, y no únicamente basado en la reproducción de conceptos teóricos. Un psicoanálisis post-patriarcal debe tener la voluntad intelectual de revisar cómo operan las lógicas machistas que se encuentran invisibilizadas y así entender cómo impactan en la subjetividad de les sujetes. Entendemos que si bien el trabajo es teórico, la decisión de realizarlo es política. 


RELATED POST

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA