SheTaxi, mujeres al volante

En el imaginario social machista se cree que el género femenino es, sin más vueltas, un desastre al volante. Este prejuicio limita que las mujeres profesiones estén sobre ruedas y pone a los hombres como privilegiados a la hora de conducir. El ejemplo más claro son los taxis. Sin embargo, rompiendo el tabú, nació Shetaxi en la ciudad santafecina de Rosario. Se trata de una aplicación para celulares con la que se puede pedir un móvil que siempre será manejado por una chofer. María Eva Juncos, su fundadora, le contó a FemiNacida cómo es ser parte de una herramienta que está democratizando la profesión.

La entrevistada tiene 44 años y es taxista hace diez. Nos contó que eligió la actividad porque por su edad “quedaba afuera de un montón de oportunidades laborales”. En ese entonces Juncos no sabía manejar, pero su hermano taxista le enseñó, enseguida aprendió y se subió al taxi. Con el paso del tiempo, ella se dio cuenta de que se encontraba en un ambiente acaparado por el género masculino. “Al principio una trata de encajar en el ambiente laboral, pero con el tiempo me di cuenta de que era más difícil de lo que se suponía”, manifestó.

Una profesión machista que busca democratizarse

Ante esta situación, a fines del 2016 creó SheTaxi en la ciudad de Rosario. “Esta herramienta surge a raíz de un montón de anécdotas y reclamos que las pasajeras hacían”, aseguró a Feminacida. En cuanto a quiénes más lo solicitan, dijo: “lo usa la que tuvo malas experiencias y únicamente se maneja con Shetaxi. También están las mujeres que piden viajes por la noche y las que sólo lo usan por miedo de tantas cosas que escuchan”.

La prestación no es de uso exclusivo para el género femenino, pero su característica principal es que el taxi es conducido sólo por choferes mujeres. Otras de sus particularidades son que todos los datos de la conductora aparecen en la pantalla y que se puede elegir a una persona para que siga por GPS el recorrido.

La aplicación no sólo permite que las mujeres puedan acceder a un trabajo sin discriminación de género, sino que evita situaciones de acoso que puedan surgir entre choferes hombres y pasajeras mujeres. Esta herramienta cambió la forma de trasladarse de cientos de personas, pero no sólo eso, ya que la entrevistada afirmó que: “desde que soy parte de Shetaxi tengo más trabajo y paz mental”.

En otros puntos del país

Actualmente, la herramienta funciona con una gran demanda en la ciudad de Rosario, pero no logra establecerse en otras localidades por falta de choferes mujeres. Por ejemplo, SheTaxi llegó a la ciudad de Santa Fe en noviembre del año 2017 y en abril del año siguiente se retiró de la localidad. A pesar de esto, se registraron 600 usuarixs que generaron numerosas solicitudes, las que no pudieron ser cumplidas en su totalidad ya que sólo contaba con siete conductoras. Además, se recibieron más de 400 solicitudes de las que sólo se concretaron la cuarta parte.

Algo similar ocurrió en la ciudad de Córdoba, pero esto no se trata de una falla en el servicio, sino de un vacío de mujeres en la historia de una profesión masculinizada. Para que ésto se revierta, la taxista afirmó que: “todo depende de que las conductoras de cada lugar estén convencidas del uso que va a tener esta herramienta”.

Nada desanima a María Eva. Hace poco realizó una modificación en el sitio web de Shetaxi para crear una base de datos de mujeres taxistas y remiseras de toda la Argentina. “A partir de ahora van a poder registrarse para saber con qué cupo contamos en cada ciudad”, le comentó a Feminacida. La idea es establecer una especie de “termómetro” con el que se tenga la certeza de dónde puede desembarcar SheTaxi. De esta forma, se pretende comenzar a cubrir el mínimo de la demanda hasta que más mujeres se animen a sumarse a esta profesión.


Periodista nómada y activista. Feminista nacida en la segunda ola y subida a la cuarta.

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA