LEYENDO

Por qué todavía pedimos Ni Una Menos

Por qué todavía pedimos Ni Una Menos

Este domingo a las dos de la tarde, Verónica Ponce salió junto a su hija de 6 años por las calles de la ciudad de Tafí Viejo, en Tucumán. Iban al centro a pie, cuando Ariel Francisco Barán, de 43 años, las interceptó con su camioneta. Había estado más de 15 años en pareja con Verónica, pero ella lo había dejado y no quería volver. Discutieron a los gritos, hasta que él sacó una escopeta del vehículo. Le disparó y se suicidó. La hija de ambos fue testigo. “Estaba como loco […] Tanto la Policía como la Justicia no hicieron nada para evitar el trágico desenlace”, dirían después su familiares al diario La Gaceta. Ariel acumulaba denuncias en la comisaría de Tafí Viejo: era celoso y violento, y amenazaba de muerte a Verónica.

Una semana atrás, Gimena Chodilef, de 25 años, había agonizado en su casa del barrio Huiliches en la provincia de Neuquén, después de ser apuñalada a la madrugada por su novio José Gustavo Milona. Al igual que Ariel, el femicida se mató después de quitarle la vida. Más tarde uno de los hijos adolescentes de él llamó a la policía después de encontrarse con la escena. Los y las vecinas estaban conmocionadxs. No podían entender cómo eso había ocurrido en su barrio.

Patricia Brandan y su hija de un año también fueron asesinadas este mes, el martes 21. Jonathan Alberto López las atacó con un martillo en la casa donde vivían ambas, en Villa Albertina, del partido de Lomas de Zamora. Después fingió un incendio (que él mismo había provocado) y se cortó el cuello, lo que le causó la muerte una semana después. Patricia ya había hecho la denuncia por violencia de género, esperaba un botón antipánico que nunca llegó.

Historias como estas, llenas de brutalidad, recorren todo el país. De Jujuy a Tierra del Fuego. Los femicidios son una gota que nunca deja de caer. Así lo demuestra el relevamiento del Observatorio de las violencias de género “Ahora que sí nos ven”. Hubo al menos 1193 entre 2015 y 2019, lo que podría entenderse como un caso nuevo cada 30 horas. Este mayo fue diferente: mataron a una por día. Como la hija de Verónica Ponce, muchxs niñxs quedaron huérfanxs ; la cifra asciende a 84 entre el 1 de enero y el 20 de mayo del 2019.

“Las cifras de femicidios son alarmantes, hace años no podemos reducir la cantidad en Argentina y el gobierno de Mauricio Macri no lleva adelante política pública alguna tendiente a erradicar la violencia contra las mujeres. Evidentemente que una argentina sea asesinada por día en nuestro país no es de preocupación de Cambiemos”, aseguró Raquel Vivanco, presidenta del observatorio.

En el marco de un nuevo aniversario del Ni Una Menos se dieron a conocer las cifras completas del informe en el edificio anexo de la Cámara de Diputadxs de la Nación. La presentación fue abierta al público. A continuación, los datos:

Fuente: Observatorio “Ahora que sí nos ven”

Foto de portada: Micaela Arbio Grattone


NOTAS RELACIONADAS

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA