Baluarte

Eres tan bonita

que decírtelo resulta redundante

y no decírtelo

se parece al silencio.

Al final siempre acabo besándote,

que es la mejor alternativa a la poesía.

Y ya sabes que a mí me gusta acabar los poemas

con el verso perfecto,

ese que empieza en un papel

y acaba en tu boca.

Baluarte. Elvira Sastre eligió titular su segundo libro de poemas -editado por Valparaíso- con ese nombre. La joven escritora española hace de las letras un bastión de resistencia. Una voz necesaria, un golpe seco capaz de quebrar a quien la lee. En cada verso alcanza el tono preciso, abre una ventana hacia ella misma y al universo laberíntico del amor, la sexualidad, la amistad, la soledad y la tristeza.

“Siempre estoy de vuelta porque uno es de donde llora”, escribe y las palabras se tornan imágenes, adquieren un cuerpo propio que genera un encuentro íntimo. El pulso de Sastre tiene una fuerza que se desliza entre líneas desde el papel hasta el eco que resuena al final de la estrofa. Sigue el curso fluido de un río que arrastra memorias, deseos y emociones con una sencillez que conmueve e invita a continuar la lectura.

Con 27 años, la joven se abre paso entre los escritores y escritoras de su país para alumbrar nuevas aristas de la poesía y nombrar la experiencia. Desactiva mitos que vinculan a este género con un pasado sepultado. Abre nuevas perspectivas y formas de conectarse con la cotidianidad. Lugares que existen en lo simbólico y cobran forma mientras la mirada se desplaza por las páginas en un acto voraz. En tiempos de sobreinformación que aturde, sentarse a leerla y dejarse llevar por su imaginario es una pausa necesaria y reveladora.

Escribe:

La poesía,

del mismo modo,

le da vuelta a las cosas,

pone boca arriba a las certezas,

me explica que uno más uno

solo puede ser uno,

clava su pupilar

-azul-

en la mía

y me escupe su mayor verdad a la cara:

 

La vida es para quien se conforma.

La poesía, para quien sueña y desea

                                                                     …. y no tiene miedo de contarlo.

 

Acerca de la autora

Elvira Sastre Sanz nació en Segovia, España, en 1992. Su primer poema lo escribió a los doce años bajo la influencia de Gustavo Adolfo Bécquer y ganó su primer premio de poesía “Emiliano Barral”, con un relato corto titulado Saudade. Cursó el grado universitario de Estudios Ingleses en la Universidad Complutense de Madrid y también un máster de Traducción Literaria.

Hoy ya lleva publicado cinco poemarios: Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo (2013) -reeditado en 2018-, Baluarte (2014) y Ya nadie baila (2015) de editorial Valparaíso. La soledad de un cuerpo acostumbrado a una herida (2016) de editorial Visor de Poesía, y Aquella orilla nuestra (2018) de Alfaguara. Este año publicó su primera novela de ficción: Días sin tí, con la que ganó el premio Seix Barral.


Nació en julio de 1996. Estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires. Trabaja en el Programa Lectura Mundi de la Universidad Nacional de San Martín y coordina talleres de expresión artística con niñxs y adolescentes en el centro comunitario Detrás de Todo, ubicado en la villa 31 bis.

NOTAS RELACIONADAS

NO HAY COMENTARIOS EN ESTA NOTA